El Collum-Tratamiento

El Collum-tratamiento es un tratamiento relativamente nuevo para solucionar problemas del cuello, como el latigazo cervical, whiplash.


En esencia, el tratamiento consiste en masajear y relajar músculos específicos del cuello, lo que invita a la vértebra cervical superior (el atlas) a volver a su posición natural.

Esta técnica de masaje se desarrolló en Bélgica hace unos 10 años y ya se ha aplicado a casi 20.000 personas, con resultados sorprendentes.


Utilizamos un dispositivo de masaje, que ha sido especialmente diseñado para este trabajo. Con el Collum-Tratamiento trabajamos puramente en los músculos, razón también por la cual el tratamiento es completamente seguro.


Normalmente 2 sesiones de 45 minutos son suficientes, con un intervalo de cuatro a ocho semanas entre ambas.

El Collum tratamiento de un cuello dislocado


Entrevista y observación

La primera sesión comienza con una conversación de admisión, historia de acontecimientos en la vida y una observación. Luego, si es necesario, sigue el tratamiento.


Entrevista

Durante la entrevista inicial, enfoquemos qué son las quejas en la historia personal y cuáles pueden ser las causas.

Las quejas que escuchamos con frecuencia incluyen:

  • Dolor de cuello, hombros y espalda.
  • Dolores de cabeza, migrañas y problemas de equilibrio.
  • Problemas de atención y concentración.
  • Problemas digestivos y náuseas.
  • Problemas psicológicos-emocionales
  • Etc.

Observation

A veces hay una fuerte indicación de que hay una dislocación en el cuello (por ejemplo, cuando todo el sufrimiento comenzó después de una caída de caballo, una caída esquiando o un accidente de coche). Pero a veces la causa no está tan claro.


Por eso, antes de iniciar cualquier tratamiento, siempre realizaremos una cuidadosa observación de su cuello.

Observación en el Collum- tratamiento

Estamos observando de esta manera:

  • Revisando los músculos de la cabeza, el cuello y los hombros
  • La postura de la columna vertebral (por ejemplo, qué reacciones compensatorias dificultan en la espalda)
  • Qué tan bien, o no, se puede mover el cuello (qué obstáculos hay)
  • Una posible diferencia en la longitud de las piernas, lo que es frecuente.

Basándonos en la conversación y la observación, determinaremos el tratamiento adecuado.

El tratamiento mismo

Durante el tratamiento seguimos un determinado procedimiento. Con el dispositivo de masaje trataremos músculos específicos del cuello, en un orden predeterminado. El tratamiento de masaje debe realizarse correctamente según un esquema precisa para lograr el resultado deseado. 


¿Qué pueden esperar?

El tratamiento puede resultar para algunos algo incómodo y doloroso. Lo cual no es sorprendente, visto que estas personas posiblemente han tenido el cuello torcido durante muchos años.


Inmediatamente después del tratamiento, para la mayoría hay una sensación de euforia: una sensación de que las vértebras por fin han vuelto en su posición natural. Algunas molestias además (como dolores de cabeza) pueden desaparecer ya durante el tratamiento.

Después del tratamiento volveremos a observar de cerca su cuello y, entre otras cosas, veremos hasta qué punto todavía existen obstáculos para permitir que el cuello se mueva libremente.


Aquí se muestra una foto de alguien antes y después de un collum-tratamiento.


Antes del tratamiento, apenas podía levantar la cabeza. Después del tratamiento, en el que se ha eliminado la obstrucción gracias a que las vértebras han vuelto en su lugar, la libertad de girar la cabeza ha aumentado considerablemente.

Alguien antes y después de un Collum-tratamiento

Después del tratamiento, el cuello podría estar adolorido durante unos días o incluso sentirse un poco chancado.


En las semanas posteriores a la primera sesión, es normal que van ocurrir reacciones de descompensación. Son parte de un proceso de curación. Compárelo con un codo que se ha dislocado durante años y que se ha colocado nuevamente: los músculos y los ligamentos necesitan tiempo para adaptarse a la nueva situación.


Segunda sesión

Hacemos una cita para una segunda sesión (la "revisión final"), donde verificamos si aún hay algo que detectar del problema tratado anteriormente. Por lo general, esta sesión se realiza entre 4 y 8 semanas después del primer tratamiento.

arrow_drop_up arrow_drop_down